• Síndrome de Fatiga Crónica: Grados y síntomas

Síndrome de Fatiga Crónica: Grados y síntomas

 

¿Qué es el síndrome de Fatiga Crónica y cuáles son sus grados y síntomas?

 

El síndrome de Fatiga Crónica, también conocido como “enfermedad sistémica por intolerancia al esfuerzo” o “encefalomielitis miálgica” es una enfermedad que aflige al cerebro y a diversos sistemas del organismo.

Esta enfermedad afecta sobre todo a personas de avanzada edad aunque también puede manifestarse antes. Aún no hay mucha información sobre ella, por lo que es importante darla a conocer y promover su investigación.

 

Tal vez te interese: Por qué dejan de caminar los ancianos: 7 causas posibles

 

 

¿Qué es el Síndrome de Fatiga Crónica?

 

 

El Síndrome de Fatiga Crónica se caracteriza por la sensación de fatiga intensa y falta de energía que no mejora con el descanso y persiste en el tiempo.

Este síndrome puede ser difícil de identificar y a veces puede relacionarse con otras enfermedades que causan síntomas parecidos.

Puede afectar a cualquier persona, aunque es más común entre la población de avanzada edad o mujeres de entre 40 y 50 años.

 


 

 

Grados de la Fatiga Crónica

 

Grado I: En esta fase el afectado aún puede llevar una vida bastante normal, no siente una limitación en sus actividades diarias pero si al realizar esfuerzos físicos o mentales un poco superiores a los habituales.

Grado II: En este grado la persona tiene dificultades para realizar su actividad laboral y limitaciones de entre el 50-80% en su vida diaria, estas empeoran sobre todo al sufrir enfermedades como infecciones, cambios de humor o de estacionalidad.

Grado III: Afecta en un 80% de las actividades diarias de la persona aunque sean de esfuerzo mínimo. En este grado el enfermo ya no puede trabajar y su afección ya es constante.

Grado IV: En este punto el paciente ya no puede moverse de la cama y precisa de la asistencia de otros para la realización de cualquier actividad.

 

 

Causas del Síndrome de Fatiga Crónica

 

Aún se desconocen las causas que provocan esta enfermedad, pero los científicos lo relacionan con distintas patologías como:

- Virus de Epstein-Barr o Virus del herpes humano

- Un sistema inmunitario debilitado

- Estrés

- Desequilibrios hormonales

 

También es posible que algunas personas estén genéticamente predispuestas a desarrollar el síndrome.

 

 

Síntomas del Síndrome de Fatiga Crónica

 

Los síntomas desencadenantes de esta enfermedad pueden reducir la actividad diaria y conducir al cansancio y debilidad, además también pueden alterar el estado de ánimo de la persona y llegar a padecer síntomas de depresión.

Los síntomas de esta enfermedad pueden ser:

- Cansancio, dificultad para salir de la cama y realizar cualquier tipo de actividad

- Problemas de conciliar el sueño o no sentirse recuperado después de haber dormido

- Malestar posterior a la realización de cualquier actividad física o mental

- Problemas para recordar cosas o para concentrarse

- Dolor de garganta, de cabeza, muscular y/o de estómago

- Mareos constantes

- Cambios en el estado anímico

 

 

Prevención del Síndrome de Fatiga Crónica

 

Actualmente no existe una cura concreta, pero el tratamiento puede aliviar los síntomas.

Para prevenir que esta patología empeore, es importante seguir una dieta saludable y equilibrada, realizar actividades diarias que no sean muy intensas, tener un horario estable y unas horas de sueño regulares.

En esos casos en que la enfermedad esté en un grado más avanzada, te dejamos con un artículo con distintas ayudas para levantarse de la cama y el sofá. 

Existen otras ayudas técnicas que pueden ser útiles para mejorar el desplazamiento diario del afectado, como por ejemplo las sillas salvaescaleras que permiten subir y bajar las escaleras sin tener que realizar ningún esfuerzo.

Es importante llevar un seguimiento médico para identificar y desarrollar distintas estrategias que hagan frente a la enfermedad y que resulten más efectivas.

 

 

Actualidad