Silla de ruedas reclinable o basculante: ¿Justo la que necesitas?

 

Existen sillas de ruedas reclinables o basculantes, ¿pero sabes realmente cuál es la que necesitas?

Dependiendo del nivel de lesión de la persona, debemos tener en cuenta qué tipo de posicionamientos puede tener la silla que elegimos, pues se trata de un elemento indispensable para esas personas con discapacidad que la tienen que utilizar durante tiempos prolongados.

Otros factores a la hora de elegir la silla que también debemos tener en cuenta es la importancia de un buen reposacabezas u otros elementos como el asiento y el respaldo, el reposapiés, los soportes de tronco, el taco abductor, y otros opcionales que facilitan el posicionamiento del usuario.

Te explicamos para qué puede ser útil una silla de ruedas reclinable y una de basculante.

 

 

 

Características de una silla de ruedas reclinable

 

Para facilitar el posicionamiento y movimiento del usuario, existen las sillas de ruedas reclinables para esas personas que tienen que utilizar la silla por largos periodos de tiempo. Gracias a su respaldo reclinable, podemos evitar los dolores de espalda y de las articulaciones, ofreciendo un descanso con mayor confort.

El respaldo reclinable de la silla proporciona una mayor libertad de movimiento, pudiendo colocar este respaldo de manera vertical (casi 90°) a situar a la persona en posición horizontal.

 

 

Características de una silla de ruedas basculante

 

Estas sillas son para esas personas con muy poca movilidad que también tienen que utilizar la silla durante mucho tiempo. Con esta silla evitamos problemas relacionados con los dolores de espalda y articulaciones gracias a su respaldo reclinable y su posición basculante. Las sillas basculantes son ideales para el confort y la comodidad de la persona, ayudando a prevenir la aparición de úlceras por presión además de posicionar a la persona correctamente. Este factor se logra a través de la redistribución de la presión en la espalda del usuario, pues su centro de gravedad se redistribuye al rotar el eje de la silla donde se encuentra posicionada la persona.

Además, esta silla dispone de un asiento y respaldo anatómico y una cuña elevada en el asiento para estabilizar la pelvis y lograr una postura correcta de las piernas.

 

 

Es importante que la silla que escojamos se adapte a la perfección a su usuario. Por este motivo, es recomendable que un profesional especialista pueda aconsejarnos en esta elección y de esta manera, elegir la que mejor se adapte a las necesidades específicas de la persona.

Actualidad