• ¿Qué es el Edadismo? Discriminación a personas mayores

¿Qué es el Edadismo? Discriminación a personas mayores

 

¿Qué quiere decir el término Edadismo? ¿Por qué existe una discriminación a las personas mayores?

 

La población mayor de 65 años de edad en España, y en todo el mundo, está creciendo de manera exponencial año tras año. A medida que este colectivo demográfico crece, hay un estigma realmente preocupante relacionado con las personas mayores:

La discriminación por motivo de edad.

Por ello, en este artículo te hablamos sobre esta problemática y cómo afecta a la población mayor.

 

Tal vez te interese: 20 ideas para hacer con personas mayores sin salir de casa.

 

 

¿Qué es el edadismo?

 

El edadismo es un comportamiento de discriminación por razón de edad. Este término se refiere a todas esas prácticas discriminatorias y con prejuicio hacia las personas por su edad. Las personas que más sufren este tipo de exclusión son las personas mayores de 60 años.

Podríamos asegurar que todas las personas mayores han experimentado en algún momento un comportamiento exclusivo o de distinción por edad.

Este comportamiento discriminatorio considera que los mayores ya no son productivos, que no están al día y no se tiene en cuenta su opinión.

El edadismo perjudica la salud de las personas de edad avanzada. La discriminación por edad produce más dependencia, menos rendimiento y un aumento del estrés cardiovascular.

 

 

 

Estereotipos, Prejuicios y discriminación de las personas mayores

 

Esta conducta peyorativa puede manifestarse en los medios de comunicación, en la publicidad, en el mundo laboral y el familiar.

Los estereotipos que se generan en base a una edad avanzada es suponer que todos o la mayoría de adultos mayores son: Dementes, débiles, incompetentes, tienen alguna discapacidad o mal humor.

Algunos ejemplos que vemos de manera reiterada son:

  • Hablar en voz alta a cualquier persona mayor asumiendo que tiene problemas de audición.
  • Cuando una persona mayor olvida algo se le atribuye a que ha perdido facultades por el hecho de ser mayor.
  • Hablar a una persona mayor como si no entendiera las cosas.
  • Dar por hecho que por ser mayor deben vestir de una determinada manera.

Otro tipo de comportamiento discriminatorio ocurre en el ámbito laboral. Está demostrado que esta discriminación en empresas es mayor que la de género, cultura o raza. A partir de los 45 años de edad, la dificultad para encontrar trabajo es mucho más evidente.

El grupo Adecco-Infoempleo hizo una encuesta donde se observaba que más de la mitad de desempleados creían que no encontraban trabajo por motivos de edad.

 

¿Cómo luchar contra el edadismo en el día a día?

 

Uno de los principales problemas que pone de manifiesto la Organización Mundial de la Salud es que el edadismo no se cuestiona como el racismo o el sexismo.

Para evitar este comportamiento peyorativo, es muy importante educar a las personas jóvenes sobre el respeto a las personas mayores. También es importante aumentar la formación de las personas mayores y a sus familias, reforzando actitudes de comprensión y respeto.

Asimismo, debemos poner en valor la función básica de nuestros mayores y preguntarnos cómo podríamos mejorar sus derechos fundamentales.

Algunas de las actividades para luchar contra el edadismo podrían ser:

  • Trabajar con campañas de comunicación para dar a entender los problemas y discriminaciones que pueden sufrir nuestros mayores. Asimismo, aportar más información sobre la vejez para una mejor comprensión social.
  • Realizar campañas que motiven a una inclusión social real de las personas mayores.
  • Conseguir entornos más accesibles, para que las personas mayores con dificultades motrices puedan desplazarse de manera autónoma y segura.
  • Reivindicar la discriminación laboral que sufren personas mayores de 45 años a la hora de encontrar trabajo por motivos de edad.

 

”detener

 

Derechos de las personas mayores

 

Es un hecho que la ancianidad está asociada al deterioro de las funciones físicas y mentales. Los planteamientos y estereotipos creados sobre este grupo de personas pueden considerar que ya no tienen nada que aportar.

El edadismo puede afectar de manera muy negativa a nuestros mayores, provocando problemas de desconfianza y rechazo hacia ellos mismos. Estos prejuicios favorecen una mayor depresión del sector, además de aumentar su dependencia y otras patologías.

El pensar que este deterioro es inevitable, perjudica al estado de la persona llevándole a una aceleración de sus incapacidades.

Las nuevas generaciones de mayores constituyen una parte activa de nuestra sociedad, sin dejar de tener inquietudes y retos.

En la Declaración Universal de Derechos Humanos se habla sobre los derechos fundamentales de las personas. Se estipula que “todas las personas tienen derecho a un nivel de vida adecuado para para la salud y el bienestar propio y de su familia”.

 

Te dejamos con una presentación del IMSERSO que habla sobre “Los derechos de las personas mayores”.

 

 

Las personas mayores lo han dado todo por nosotros, lo merecen todo

 

Las personas de avanzada edad tienen derecho a no ser discriminadas por cuestiones de edad.

Han vivido más años, por lo que tienen más experiencia y pueden enseñarnos, enriqueciéndonos con su gran bagaje cultural. A parte de nutrirnos de conocimiento, también nos ayudan incondicionalmente cuidando de sus nietos. 

Debemos tener en cuenta que la libertad y el desarrollo que hemos logrado actualmente es gracias al esfuerzo y trabajo realizado por ellos. Por este motivo y muchos más, merecen ser cuidados de la mejor manera y con el mayor de los respetos.

 

”cómo

 

Artículos relacionados:

Mejores móviles para gente mayor y fáciles de usar.

Yoga para personas mayores en casa.

¿Qué cuidados necesitan las personas mayores?

10 ejercicios para personas mayores con poca movilidad

Actualidad