Posiciones para dormir después de operación de rodilla

 

¿Qué posiciones son adecuadas para dormir después de una operación de rodilla?



Una operación de rodilla puede llegar a ser bastante dolorosa y muchas veces su recuperación puede durar varios meses. Por supuesto, este tiempo de recuperación vendrá determinado por varios factores, pues esta operación puede realizarse para colocar una prótesis, o para curar una fractura o una rotura de ligamiento cruzado. El tiempo de recuperación también puede variar dependiendo de la edad y de las condiciones físicas de la persona.

Mientras restablecemos la movilidad de la rodilla y recuperamos la fuerza del músculo, un aspecto que puede preocupar es qué postura adoptar para poder dormir correctamente.

Por ello, en este artículo te aconsejamos sobre algunas posturas que pueden ayudarte a conciliar el sueño y no empeorar el dolor.



También puede interesarte: Operación de cadera: Tiempo de recuperación y qué debes evitar

 

 

Posiciones después de una operación de rodilla

 

1. POSICIÓN BOCA ARRIBA

 

 

Los primeros días justo después de la operación de rodilla, la postura que nos resultará más cómoda es la de estirados boca arriba.

También podemos poner un cojín justo debajo de la pierna afectada para mejorar la comodidad y la sujeción de la pierna.

 

 

2. POSICIÓN DE LADO

 

 

Esta postura se puede hacer cuando ya no sentimos tanto el dolor de la operación y ha disminuido la hinchazón de la misma, cabe recordar que en cada paciente este tiempo puede ser distinto.

La pierna operada la mantendremos estirada por debajo de la otra pierna.

También podemos realizar esta misma posición pero girándonos hacia el otro lado y colocando un cojín en medio de la pierna operada y la buena. Este cojín servirá para ayudar con la circulación sanguínea y mejorará el apoyo de la misma.

 

 

3. POSICIÓN BOCA ABAJO

 

 

Esta última posición solo podemos realizarla cuando el dolor ha disminuido considerablemente y tenemos suficiente movilidad para mantenerla. No es aconsejable estirarnos totalmente boca abajo pues podemos sentir dolores cervicales o nos puede resultar difícil respirar, pero en esta posición nos sentiremos con más libertad y agilidad para mantener una postura más cómoda.

La otra pierna puede estar doblada o estirada.

 

 

Otras dudas con las que podemos encontrarnos después de una operación de rodilla:

 

¿Cómo puedo subir y bajar escaleras?

 

 

Esto dependerá del punto en que se encuentre nuestra rehabilitación, en un principio tendremos que ayudarnos con una muletas, a medida que nuestra lesión mejore, utilizaremos solo una muleta y al poco tiempo podremos subir y bajar sin ninguna ayuda.

En este sentido, te aconsejamos un artículo donde te explicamos detalladamente cómo subir y bajar escaleras con muletas de forma correcta. 

 

También existe la posibilidad de instalar una silla salvaescaleras en caso que se estime un tiempo más largo de recuperación o simplemente seamos mayores. Estas ayudas pueden mejorar considerablemente nuestra confianza y autonomía y también incrementar nuestra seguridad diaria.

 

¿Cuánto dura la hinchazón después de una artroscopia de rodilla?

 

 

Una artroscopia de rodilla puede realizarse para distintos procedimientos como quitar o reparar cartílagos de meniscos rotos, para reconstruir un ligamento cruzado anterior roto, quitar fragmentos sueltos de hueso o de cartílago, entre otros. Además, existen varios factores como edad o masa muscular de la persona que pueden hacer variar el tiempo de rehabilitación.

Por ello, es difícil saber cuánto puede durarnos la inflamación o cura de nuestra rodilla. En este sentido, lo mejor es pedir consejo a nuestro traumatólogo que hará un estudio teniendo en cuenta los distintos factores aunque la mayoría de las veces podrá volver a realizar vida normal después de unas 6 u 8 semanas. 

 

¿Cuándo se puede apoyar el pie después de una artroscopia?

 

 

Normalmente, el apoyo ya se podrá realizar desde los primeros días después de la operación, siempre con la ayuda de unas muletas.

También se aconseja realizar ejercicios progresivos para mejorar la musculatura de la pierna y activar la circulación sanguínea para evitar distrofia muscular.  

Actualidad