Normativa de rampas para minusválidos: Pendiente máxima y más

 

 ¿Qué dice la normativa sobre las rampas para minusválidos? 

Las rampas son algunas de las soluciones más utilizadas para salvar pequeños desniveles verticales. Las encontramos en locales comerciales, comunidades de propietarios, espacios públicos, casas particulares… A la hora de instalar una rampa pero, debemos tener en cuenta una serie de factores fundamentales para que sea accesible.

En este artículo te explicamos esta normativa y cómo debe ser la pendiente máxima.

 

 

Rampas para personas con discapacidad

 

Lo más importante si queremos instalar una rampa, es tener en cuenta aspectos como la pendiente, la longitud máxima, el ancho libre y las dimensiones de la misma.

El reglamento estipula que en el acceso a edificios la anchura libre mínima de paso debe ser de 1,20 m y la longitud máxima de cada tramo de 9 m. Por otra parte, si la rampa debe ser instalada en lugares peatonales, debemos contar con una anchura libre mínima de paso de 1,80 m y la longitud máxima de cada tramo de 10 m.

La pendiente varia teniendo en cuenta la longitud de la rampa. En acceso a edificios se admiten rampas con recorridos de 3 m con una elevación de pendiente menor a 10%. Con recorridos de 3 a 6 m debe haber una pendiente menor al 8% y un 6% en el resto de los casos.

En normativas para lugares peatonales, la pendiente máxima en tramos de hasta 1,5 m es de un 12%, en tramos de hasta 3 m una pendiente de 10% en tramos de hasta 3 m y de 8% en tramos de hasta 10 m.

Para evitar el resbalamiento de las sillas de ruedas, es importante que la pendiente transversal sea igual o inferior al 2% y que el suelo sea antideslizante.

La normativa también determina que la rampa debe disponer de pasamanos continuos en todo el tramo de la misma. Deben colocarse a ambos lados y a una altura comprendida entre 90 y 105 cm el más alto y otro entre 70 y 85 cm.

Además, las zonas de embarque y desembarque de la rampa deben permitir que la persona en silla de ruedas pueda realizar un giro de 360º y estar exentas de cualquier obstáculo.

 

 

Cómo calcular la pendiente de una rampa para minusválidos

 

La pendiente de una rampa se suele expresar en un porcentaje como resultado de la altura que se quiere salvar y la distancia de tramo en el plano horizontal, multiplicado por 100.

Pendiente (%) = (h/d) x 100

Teniendo en cuenta esta fórmula, si una rampa hace un metro de altura con una distancia horizontal de 10 metros tendrá una pendiente del 10%. De esta manera, si disponemos de la altura a salvar, podemos determinar fácilmente las medidas y la pendiente necesaria en cada caso.

 

 

En Válida sin barreras disponemos del modelo de rampa FACILITAS, ideal para superar esos pequeños desniveles que encontramos en cualquier edificio público o privado.

 

Si te ha parecido interesante este artículo y quieres saber más sobre normativa accesible, te recomendamos la siguiente noticia: Aplicación del CTE en escaleras, barandillas y rampas.  

Actualidad