• Equilibrio ocupacional para personas mayores

Equilibrio ocupacional en adultos y personas mayores

 

Muchas personas adultas y de la tercera edad, por razones de salud o por su condición de movilidad, dejan de hacer actividades cuotidianas. Poco a poco, su vida se reduce en estar sentado en una silla o sofá mientras otras personas les ayudan a realizar ciertas tareas.

Con el tiempo, la persona deja de ser autónoma en muchas acciones cuotidianas, cosa que tiene un efecto directo en su percepción de utilidad y autoreconocimiento.

El equilibrio ocupacional rompe con esta tendencia y cambia la percepción de las personas tienen de uno mismo.

Si te ves con la responsabilidad de cuidar a un pariente cercano, vamos a darte ideas para poder aplicar unos hábitos y rutinas que pueden beneficiar mucho al estado de ánimo de esta persona.

 

”actividades

 

¿Qué es el equilibrio ocupacional?

 

Se trata de organizar el día en función de las actividades diarias de una persona. El terapeuta ocupacional, la persona experta, tiene en cuenta que no se debe administrar la misma cantidad de tiempo en cada una de las actividades en que podemos estructurar nuestro día. Además, se debe crear una rutina diaria en función de cada caso.

Las actividades diarias se pueden estructurar en tres grandes grupos:

  • Autocuidado: sería ducharse, vestirse, alimentarse, mantener pautas de sueño (horas exactas para ir a dormir y entre 7-8h de sueño)…
  • Productividad: limpiar la casa, ordenar, pasar tiempo en familia, estudiar, trabajar….
  • Ocio, tiempo libre: aficiones como deporte, pintar, leer, entretenimiento….

Los expertos, guían a la persona para que consiga un equilibrio eficiente para ella. Aun así, para darte una idea, en terapia ocupacional, la recomendación ideal aproximada es:

 

”como

 

Hábitos y rutinas diarias como parte del equilibrio ocupacional

 

Es muy importante adquirir unos hábitos y una rutina en nuestro día a día. Los hábitos, conductas específicas y automáticas, permiten crear esquemas mentales que favorecen el sistema cognitivo. Conseguir un hábito nos permite realizar ciertas acciones sin pensar y agilizarlas. Los hábitos pueden ser buenos y malos, lo que se trata es adquirir buenos hábitos que favorezcan el bien estar de la persona.

En cuando a las rutinas, son una secuencia de actividades y ocupaciones que proporcionan una estructura en el día a día. Las rutinas están compuestas por hábitos que se realizan a lo largo del día.

Tener una rutina permite no tener que pensar en cada momento en cómo ocupar tu tiempo y crea una sensación de seguridad. En función de la persona, esta se puede adaptar.

 

Autocuidado para el equilibrio ocupacional

 

Debemos organizar las actividades de forma que haya una interdependencia dinámica entre ellas, por ejemplo: dedicar un tiempo en realizar la lista de la compra, ir a hacer la compra, preparar verduras para la cena.

Además, para garantizar un equilibrio ocupacional, debemos tener en cuenta factores externos (como son la sociedad, familia y cultura) y factores internos (capacidad de trabajo, habilidades, tolerancia…)

Puede parecer complejo, pero al final se reduce en conseguir que la persona tenga sus horas ocupadas con actividades de distintos tipos y de su interés personal.

Te damos ideas de cómo ocupar el día a día de personas de la tercera edad:

Vida social

Mantener relaciones sociales con otras personas beneficia muy positivamente nuestro estado de ánimo. Ya sea familia o amistades, tener contacto con personas importantes para nosotros nos beneficia enormemente.

Además de hablar con la familia, ¿porqué no llevarnos con nosotros a nuestro padre, madre a dar una vuelta al supermercado? Allí podrá interactuar con dependientes y puede encontrar conocidos.

Ocio y tiempo libre

Dedicar tiempo a nuestras aficiones crea autorreconocimiento. En función de la edad y la etapa de la vida pueden variar.

Para personas que tengan cierta agilidad para caminar y moverse y sean activos cierta actividad física puede ser muy beneficiosa. Para personas con menos movilidad te dejamos nuestro vídeo de ejercicios para hacer sentado y en casa:

 

 

Juegos adaptados a cada edad

Entretenimiento con algún juego puede mejorar la felicidad de la persona.

Juegos de cartas, el bingo, o hasta pintar pueden ser una buena forma de pasar el rato. Te dejamos un enlace para imprimir imágenes para colorear para adultos. Es una terapia muy utilizada en centros para personas mayores y, además, ayuda a mantener cierta agilidad en las manos.

Trabajo, teletrabajo y productividad

En función de cómo se encuentra la persona podrá realizar ciertos trabajos.

Si les gusta las plantas y tenemos espacio, ¿por qué no hacer un pequeño huerto para que tenga un buen rato del día ocupado con él? O tener un pequeño jardín con algunas macetas con flores.

Tareas

Realizar tareas que impliquen una obligación crea buenos hábitos y ayuda en la familia.

Realizar tareas como plegar la ropa, pelar verduras y tareas sencillas en casa les ayuda a sentirse útiles y a colaborar con sus familiares.

Un correcto descanso y horas de sueño

Como te hemos comentado, el autocuidado es el ámbito que ocupa más tiempo en el día de la persona. Esto se debe a que también incluye un buen hábito de sueño, teniendo en cuenta que la media recomendada para una persona adulta es entre 7 y 8 horas de sueño.

Muchas personas, llegada a cierta edad tienen dificultades para dormir. Por esto, es posible que te interesen 10 Remedios caseros para dormir.

Correcta higiene y aseo

Intentar que la persona sea autónoma le da seguridad en ella misma y sentido de utilidad.

Permitir que se aseen solos sin ayuda o supervisión (si el estado de la persona lo permite, si no es el caso, ayudar adaptado lo máximo posible estas tareas para que pueda hacerlas) y con todo el tiempo que necesitan y sin prisas.

Alimentación saludable

Sabemos que los caprichos son muchos cuando una persona llega a cierta edad. Dependiendo del estado de salud y las indicaciones de los médicos, debemos garantizar una buena alimentación.

Te decimos algunos consejos para evitar alimentos que pueden ser muy perjudiciales para la circulación.

 

Equilibrio ocupacional. Beneficios para todas las edades

 

Nosotros nos hemos centrado en las personas de la tercera edad, pero el equilibrio ocupacional puede beneficiarnos a todos por igual. Buenos hábitos y unas rutinas crean un bien estar interior que favorece nuestro estado de ánimo y, al final, en nuestra calidad de vida.

 

Valida apoya al equilibrio ocupacional

 

En Valida creemos que es muy importante tener una vida equilibrada y que podamos organizarla siguiendo un equilibrio ocupacional.

En personas mayores, ven como poco a poco, las actividades de la vida diaria que podían hacer sin ningún problema ahora les supone un gran esfuerzo o se sienten incapaces de realizarlas. Su rutina queda rota y, en ocasiones, no saben como adaptar su nueva vida.

Ayudarles a adaptar su vida con nuevas rutinas y hábitos les va a permitir envejecer con más dignidad y va a favorecer positivamente en su calidad de vida.

Actualidad