Diferencia entre paraplejia y tetraplejia o cuadriplejia

 

¿Qué diferencia hay entre paraplejia, tetraplejia o cuadriplejia?

 

Una lesión medular puede ser provocada por un traumatismo derivado de un accidente, normalmente de tráfico. También puede ser ocasionada por una enfermedad infecciosa o vascular o ser de origen congénito.

Esto puede provocar que la transmisión y recepción de mensajes desde el cerebro hacia los sistemas del cuerpo humano se vean dañados provocando distintos grados de afectación en cada usuario.

En este artículo te explicamos qué tipos de lesiones medulares existen y cómo pueden afectar a las personas.

 

Tal vez te interese: 10 tipos de discapacidades físicas y psíquicas en España

 

 

 

Tipos de lesiones medulares:

 

 

Las lesiones medulares se organizan según el grado de afectación, zona afectada y síntomas.

 

 

Paraplejia:

 

 

La paraplejia es una lesión o enfermedad ocasionada en la médula espinal en la región torácica o lumbar. Las personas afectadas en esta zona, pueden usar el tronco superior sin problemas pero sus piernas pueden sufrir distintos grados de parálisis. Algunos sufren problemas menores como hormigueo en las piernas o una menor sensibilidad en la parte inferior del cuerpo hasta problemas graves como la paralización completa de cintura para abajo.

No todas las lesiones en la zona de la médula espinal provocan paraplejia, en algunos casos una lesión en la zona lumbar puede provocar el síndrome de la cola de caballo, que puede ocasionar incontinencia o disfunción urinaria e intestinal.

 

 

Tetraplejia o cuadriplejia:

 

 

La tetraplejia y la cuadriplejia son la misma afección. Se trata de una lesión en la región de la médula espinal por encima de la primera vértebra torácica entre las cervicales C1 (la vértebra cervical más alta en la base del cráneo) y la C7. Esto puede provocar una disminución de la movilidad en las cuatro extremidades: las piernas y los brazos. El grado de parálisis puede variar según la naturaleza de la lesión y el tipo de rehabilitación que se haya podido someter el afectado.

Dependiendo del grado de afección, entre las lesiones más comunes, los afectados pueden encontrarse con distintas patologías como dificultades de movimiento, úlceras de decúbito, infecciones en la zona urinaria, pérdida de sensibilidad, entre otros. Normalmente, cuanto más alta es la lesión, más extenso será el daño, pudiendo incluso a interferir en la capacidad de respirar por uno mismo.

 

 

En este sentido, para esas personas que han perdido parte de su movilidad, existen distintas ayudas técnicas para que puedan vivir de manera independiente y participar en los aspectos de la vida.

Como sociedad, debemos garantizar un entorno sin obstáculos ni barreras de acceso en cualquier edificio, vía pública, transporte, viviendas, instalaciones médicas…

Para ello, en Válida sin barreras trabajamos para conseguir un entorno más inclusivo y accesible, proporcionando instalaciones que permitan superar cualquier barrera arquitectónica.

Disponemos de una amplia gama de ayudas técnicas como las sillas salvaescaleras  para las personas con movilidad reducida, que permiten subir o bajar al afectado de una planta a otra sin esfuerzos y de manera segura.

En el caso de las personas que se desplazan en silla de ruedas, también ofrecemos instalaciones de rampas para superar pequeños desniveles o plataformas salvaescaleras para mejorar la accesibilidad del hogar.

Actualidad