Cómo subir y bajar escaleras con muletas de forma correcta

 

¿Cómo podemos subir y bajar escaleras con muletas de forma correcta?

Para esas personas que utilizan muletas para su desplazamiento, puede resultar difícil tener que subir y bajar escaleras, sobre todo a esas personas mayores o que van por primera vez en muletas.

En estos casos, te ofrecemos algunos consejos para poder evitar, en la medida de lo posible, un riesgo de caída o empeorar la lesión.

 

 

Cómo subir escaleras con muletas

 

Lo primero que debemos tener en cuenta antes de subir o bajar la escalera, es asegurar que las muletas estén en la medida indicada para la altura del usuario. La parte superior de la muleta no debe tocar la axila ni debe estar muy alejada de ella, sino tener una separación de entre 3 y 4cm aproximadamente.

Es importante saber que existen distintas ayudas técnicas para el apoyo de la persona. Si tienes dudas, puedes consultarlo con tu médico o fisioterapeuta para que pueda aconsejarte sobre la mejor solución para tu caso específico.

 

Aunque pueda parecer fácil, todo aprendizaje necesita de un proceso de adaptación para que la persona se sienta totalmente segura y autónoma para subir y bajar las escaleras.

1. Para empezar, debemos dar el primer paso con la “pierna buena” en el primer escalón. Por lo tanto, es muy importante que primero suba el pie que no está afectado y seguidamente suban las muletas y la “pierna mala” .

2. Para bajar, deberemos hacerlo de manera inversa, la pierna que bajará primero será la lesionada y seguidamente la “pierna buena” . La parte de apoyo de la muleta siempre debe avanzarse un poco por delante de los pies.

Recuerda subir y bajar cada peldaño lentamente y teniendo en cuenta que para subir debe ir primero la pierna buena y para bajar la pierna mala. Con esta norma, podrá avanzar de una manera sencilla por cualquier escalera.

 

 

Subir escaleras sentado

 

A veces, aunque sigamos los consejos anteriormente citados, puede haber riesgo de caída, sobre todo cuando se trata de gente mayor con poca fuerza en los brazos. También puede tratarse de tramos de escalera muy empinada o de varias plantas. Para estos casos en que la persona no se sienta segura, existe la opción de instalar una silla salvaescaleras, de esta manera, proporcionamos la confianza necesaria al usuario, sin ningún riesgo y con total autonomía:

 

 

 

Este montaje es un caso real de instalación que Válida sin barreras realizó en una casa particular de Vizcaya para un usuario que se desplaza en muletas. Se trata de una alternativa muy efectiva para esas personas que tienen dificultades para subir y bajar las escaleras de forma segura.

 

Si necesitas más información sobre este tipo de ayudas, te animamos a contactar con nosotros a través del teléfono gratuito 900 414 000, te asesoraremos sobre cualquier consulta que tengas al respeto. 

Actualidad