¿Cómo evitar el riesgo de caída en personas mayores?

 

La posibilidad de caerse aumenta con la edad y sus consecuencias son peores con los años. El 30% de las personas de más de 65 años y el 50% de los que superan los 80 años se caen al menos una vez al año.

Normalmente las causas y factores de riesgo que influyen a una caída son la consecuencia de procesos multifactoriales que vienen determinados tanto por la persona como por su entorno. Muchas veces viene determinado por un deterioro cognitivo que altera la percepción y orientación del espacio-temporal y también de problemas neurológicos que afectan al tiempo de reacción.

Para evitar estos accidentes y las consecuencias que pueden ocasionar, se recomienda realizar actividad física controlada con regularidad. Se recomienda caminar 30 minutos cinco o más días a la semana o sumar periodos de al menos 10 minutos tres veces al día.

También es primordial realizar un buen seguimiento de su estado de salud y control de la medicación.

La iluminación en el domicilio debe ser suficiente sin llegar a deslumbrar, ya que una casa bien iluminada ayuda a no tropezar con objetos que no son fáciles de ver. Es importante disponer de dispositivos de apoyo como bastones y andadores que ayuden a aumentar la base de sustentación y de apoyo. En el baño, es mejor un plato de ducha que una bañera, disponer de barras para sujetarse y que el suelo sea antideslizante.

Deben evitarse los suelos irregulares y resbaladizos, con desniveles y desperfectos. También es importante eliminar cualquier barrera arquitectónica que pueda entorpecer la marcha, sobre todo en las zonas de paso.

Válida sin barreras proporciona ayudas técnicas para la supresión de cualquier desnivel vertical y de esta manera aumentar la autonomía y seguridad de las personas de avanzada edad.

 

 

Fuente: geriatricarea.com

Actualidad