• elevador vertical silla de ruedas

Casa adaptada para silla de ruedas: ¿Qué debe tener?

 

¿Qué debe tener una casa adaptada para personas en silla de ruedas?

 

Actualmente se estima que en España hay 2,5 millones de personas con alguna dificultad para desplazarse, por ello, es fundamental disponer de una sociedad lo más inclusiva posible.

Para hacer más fácil la vida de las personas, debe garantizarse una accesibilidad universal, sobretodo en su propio hogar. Una vivienda debe ser útil para que las personas mayores, con movilidad reducida y/o discapacidad puedan llevar un día a día lo más autónomo y seguro posible.

En este artículo te explicamos cómo debe estar adaptado un hogar para que una persona pueda desplazarse en silla de ruedas sin problemas, siempre teniendo en cuenta su opinión y atendiendo a sus necesidades.

 

 

¿Cómo hacer una vivienda accesible?

 

 

Rampa o salvaescaleras para hacer accesible la vivienda

 

El primer aspecto a tener en cuenta es el acceso a la vivienda. Si tiene escalones, puede ser útil la colocación de una rampa, te explicamos la normativa sobre rampas en este enlace

 

 

Para salvar un tramo de escaleras, también puede ser necesario instalar una ayuda técnica para suprimir las barreras arquitectónicas del hogar. En el caso de una persona con movilidad reducida pero que no se desplaza en silla de ruedas, una silla subeescaleras puede ser una buena opción.

Si en el domicilio hay personas que se desplazan en silla de ruedas, entonces tendremos que plantear la posibilidad de instalar una plataforma salvaescaleras o un elevador de corto recorrido para solventar los desniveles verticales del hogar.

 

 

El ancho de puerta para persona en silla de ruedas

 

El ancho de una puerta para que una persona en silla de ruedas pueda acceder debe ser de mínimo de 80 cm de paso.

Una puerta corredera puede ser muy útil ya que permite ahorrar espacio y es más fácil de abrir para una persona con discapacidad. También puede considerarse la instalación de un automatismo para facilitar la apertura y el cierre de las puertas.

 

 

Pasillos y puntos de giro

 

Los pasillos y puntos de giro tienen que ser fáciles de maniobrar con una silla de ruedas por esto, se recomienda que tengan un ancho mínimo de 90 cm. Además, se debe poder realizar un círculo de 120 cm de diámetro libre de paso frente a la puerta de entrada.

 

 

Instalación eléctrica

 

Para que una persona en silla de ruedas pueda llegar al enchufe, este debe estar a una altura mínima del suelo de 40 cm.

Los interruptores deben colocarse a una distancia de un metro del suelo, importante situarlos en la cabecera de la cama y en los inicios y en el acabamiento de los pasillos y salas.

Para no entorpecer el paso de la persona, es fundamental no tener cables sueltos.

 

 

Muebles y elementos adaptados

 

Las alturas del mobiliario deben estar comprendidas entre 0,4 y 1,40 m de altura.

Todos los muebles tienen que estar al alcance de la mano o deberían disponer de métodos de apertura fácil por medio de sistemas electrónicos o basculantes. Evidentemente, no debemos tener alfombras que dificulten el desplazamiento ni muebles en medio del paso que puedan obstruir el paso. Un suelo antideslizante y de superficie lisa es la mejor opción. Para evitar accidentes, pueden fijarse los muebles a la pared. Los cajones deben tener asas para que resulte más fácil abrirlos.

Las mesas, encimeras y picas de baño no deberían sobrepasar los 85 cm de altura. 

La altura de la cama debe estar adaptada a las necesidades del usuario, normalmente es a una altura de entre 45 y 50 cm.

Es mejor que las ventanas se abran hacia afuera o que sean corredizas para que sean más fáciles de abrir.

 

 

Aseo accesible

 

En el espacio del baño, es mejor una ducha a una bañera, con barras de apoyo y sujeción y con un suelo rasante para evitar desniveles. El inodoro debe tener barras asideras y un espacio suficiente a uno de los lados para hacer el traspaso fácilmente.

 

 

Domótica

 

La domótica es un factor a considerar ya que puede ser muy útil para facilitar la vida de las personas con discapacidad, pues automatiza el control inteligente para mejorar la gestión diaria de las personas que habitan en la vivienda. 

 

La accesibilidad y los tipos de sillas de ruedas


Elegir una silla de ruedas que se adapte a los espacios de forma óptima puede ser una tarea un poco complicada. Por una parte, hay que conocer las medidas por donde se hará uso la silla en el domicilio y conocer los tipos de sillas de ruedas más comunes que podemos encontrar en el mercado. Por ejemplo: sillas de ruedas manuales, sillas de ruedas ligeras, sillas de ruedas plegables, sillas de ruedas eléctricas, ...

Antes de comprar una silla tenemos que saber cuál conviene más, cuando y dónde se le va a dar uso. No es lo mismo una silla para ir por la calle a menudo que otra para el domicilio. Existen muchas diferencias y no solo en sus dimensiones. Las sillas para interior tienen un tipo de rueda más pequeña, además, pueden llevar un cojín antiescaras y un respaldo reclinable. 

Una vez hemos detectado los modelos y verificado las dimensiones de las ruedas traseras, el ancho total de la silla y la comodidad del asiento y respaldo, nos fijaremos en algunas con medidas estándar teniendo en cuenta los espacios cerrados en casa.

Lo ideal es ponerse en manos de un profesional o atención al cliente de una empresa especializada que pueda asesorar en todos los ámbitos y teniendo en cuenta los usos y espacios de las mismas.

Puede contactar con nosotros para cualquier duda relacionada con nuestras soluciones de accesibilidad adaptadas a todos los tamaños de sillas de ruedas.

 

Te dejamos con modelos de sillas de ruedas eléctricas plegables y fáciles de transportar: Silla de ruedas ZINGER.

 

 

Palabras relacionadas: ruedas traseras pequeñas, silla de ruedas plegable breezy, accesorios para sillas de ruedas, 45 cm, ruedas plegable de aluminio.

Actualidad