Noticias

28/06/2012

La Alhambra, más accesible para todos

La Alhambra de Granada es el lugar más visitado de España, recibiendo, tan sólo en el primer semestre de este año, más de un millón de visitantes, de los cuales aproximadamente 27.000 han sido personas con discapacidad.

El Patronato de la Alhambra y el Generalife, organismo que vela por la preservación y conservación de este Monumento, no es ajeno al imparable auge del turismo accesible y por ello en el Plan Director de la Alhambra y el Generalife 2007-2015, elaborado por un grupo de arquitectos especializados en la accesibilidad, transporte y comunicación, se han recogido una serie de medidas encaminadas a mejorar los accesos al Monumento y conseguir que más del 70% del Recinto y de los distintos Edificios puedan llegar a ser accesibles para las personas con discapacidad.

La Alhambra se asienta sobre la colina de la Sabika, tiene una superficie de veintiuna hectáreas y debido a su compleja estructura el trabajo para mejorar su accesibilidad se presume complicado, calculándose que para acceder al 20% del Conjunto Monumental, aunque se apliquen medidas para mejorar su accesibilidad, las personas con discapacidad necesitarán la ayuda de terceras personas para realizar la visita y el 10% restante del Monumento no puede ser accesible debido a las limitaciones existentes de la propia orografía del terreno, con espacios reducidos, pavimentos irregulares, escaleras angostas o bruscos desniveles. A pesar de todo ello, se están haciendo esfuerzos para brindarle accesibilidad a las aceras, las calles, los vados, los pasos de peatones, las taquillas, los ascensores, los aparcamientos, los aseos y el mobiliario urbano, respetando, a la vez, el entorno y las señas de identidad del conjunto y dentro del marco de la Ley de Patrimonio de la Junta de Andalucía (Ley 4/1986, de 5 de mayo, del Patrimonio de la Comunidad Autónoma de Andalucía).

Las soluciones propuestas por los arquitectos dan prioridad a la supresión de las barreras arquitectónicas en las zonas donde sea posible y contemplan actuaciones de "arquitectura efímera" para incorporar la accesibilidad de forma desapercibida, conservando intacto el Conjunto Monumental y sin desvirtuar su valor histórico.

Asimismo, y con el fin de que las personas con cualquier tipo de discapacidad (física, psíquica o sensorial) puedan disfrutar de una visita de calidad, se ha propuesto la creación de la Unidad de Atención a Personas con Necesidades Especiales, donde el visitante con grandes discapacidades y las personas con movilidad y/o comunicación reducida encontrarán un servicio de atención personalizado y la incorporación de todo tipo de ayudas técnicas y nuevas tecnologías en la comunicación que permitan a todos los visitantes orientarse con comodidad y seguridad. La instalación de placas explicativas con tratamientos en alto relieve y en braille, un servicio de signo-guías para las personas con discapacidad auditiva, la elaboración de planos con los itinerarios más adecuados, etc. facilitarán las visitas al Conjunto Monumental.