Noticias

29/04/2013

Cocinas más accesibles

Cómo convertir nuestra cocina en un espacio apto para las personas con movilidad reducida.

La cocina es uno de los espacios más concurridos de una casa, así que adecuarla para que las personas con discapacidad o problemas de movilidad puedan usarla de la manera más cómoda, eficiente y accesible posible es indispensable.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta en caso de rehabilitarla es que la puerta de entrada garantice el paso de una silla de ruedas, esto significa unos 90cm libres de ancho.

La estancia en general debe ser fácil de deambular, por eso vale la pena parar un momento a pensar cuál podría ser la mejor distribución. Un posible diseño pasaría por organizar los elementos de la cocina según su orden de uso. Es decir, en primer lugar podríamos encontrarnos con el frigorífico o los muebles de almacenamiento de comida. Luego, la zona de trabajo y cocción, y por último podría ubicarse el fregadero o lavavajillas. Es importante que no haya largas distancias entre una zona y otra.

En la zona de almacenamiento, la altura de los muebles debería oscilar entre los 80 y 90cm.

Respecto a la zona de trabajo, debería tener una altura aproximada de unos 70cm, para poder meter una silla de ruedas debajo y garantizar una postura adecuada. Se debe tener en cuenta la ubicación de las tuberías de desagüe y los sifones bajo el fregadero para que no entorpezcan la labor.

Debemos intentar que las herramientas de más uso estén a mano, y sería bueno que los muebles se abrieran y cerraran de manera fácil, adecuando el sistema de apertura al tipo de presión que pueda ejercer el usuario. También se deben escoger con cuidado las llaves de accionamiento de los grifos, decantándose por aquellas de funcionamiento más simple.

Es necesario ubicar bien los enchufes y las llaves de paso a una altura adecuada y en lugares próximos al área de alcance del usuario.

Estos son algunos consejos útiles para hacer la cocina más accesible y que, combinados con el sentido común, pueden contribuir a que todas las personas puedan seguir realizando sus tareas cotidianas de manera cómoda, independientemente de si tienen, o no, algún tipo de discapacidad o problema de movilidad.