Noticias

22/04/2014

Alimentación saludable durante la vejez.

Una dieta sana contribuye a vivir bien y mejor durante más tiempo.

Para obtener una buena calidad de vida es importante que la ingesta de comida diaria se adecue a las necesidades propias de cada edad. En este sentido, las personas mayores, por ejemplo, deberían consumir menos calorías debido a que, por lo general, tienen un nivel de actividad física inferior a las más jóvenes. En consecuencia, es vital que las personas de avanzada edad tengan un mayor control de sus hábitos alimenticios para evitar problemas de salud.

Y es que muchas son las dificultades y las barreras a las que se deben enfrentar las personas mayores en su día a día: la soledad, dolores en las articulaciones, problemas de movilidad, escasos recursos económicos... Todos estos obstáculos hacen que la buena alimentación, muchas veces, quede en un segundo plano y, a veces, casi olvidada su importancia.

Para ello es imprescindible buscar alternativas para tener una dieta variada y equilibrada, porque una alimentación insuficiente o desequilibrada puede producir efectos aún más contraproducentes para la salud así como agravar algunos males ya existentes.

Algunas recomendaciones:

· El desayuno es una de las comidas más importantes del día y no nos lo debemos saltar si queremos evitar desfallecimientos y no flaquear a media mañana.

· Durante la comida es importante evitar la monotonía, por ejemplo realizando nuevas recetas con productos variados de temporada.

· Para conciliar el sueño y mejorar la digestión es aconsejable cenar dos o tres horas antes de ir a dormir.

· Aunque los pasteles son muy apetitosos, es aconsejable no abusar de bollería industrial si se quiere hacer un tentempié. Para saciar el hambre es mejor comer una pieza de fruta o un yogur, por ejemplo.

· Para beber, el agua es lo más recomendable. Durante la comida ésta puede sustituirse por un zumo de fruta. Es importante no dejar de beber durante el día si se quiere evitar una deshidratación. Se aconseja como mínimo beber un litro y medio diario.


¡Por una vida sin barreras!