11/03/2016

¿Por qué instalar un ascensor en casa?

 

El aumento de la esperanza de vida y la toma de conciencia ante la accesibilidad universal ha trasladado soluciones que hasta ahora se aplicaban en espacios públicos al ambiente privado. Es el caso de las plataformas, elevadores o ascensores que, hasta hace unos años, eran soluciones pensadas para empresas abiertas al público. Más recientemente se han incorporado a las comunidades de vecinos, en las zonas comunes dentro de los bloques de pisos principalmente. Hoy las soluciones en accesibilidad se encuentran prácticamente en todos los espacios, públicos y privados, que han visto la necesidad de contar con este tipo de ayudas técnicas.

En el caso de las casas o chalets unifamiliares, surge la duda de si es necesario o no instalar soluciones como ascensores como una inversión de futuro o es mejor decantarse por otro tipo de soluciones más modestas, como sillas salvaescaleras o elevadores de corto recorrido. Por ello, con este post queremos ayudarte a decidir. ¡Empezamos!   

Ascensores domésticos

Existen diversas soluciones en elevación vertical pensadas para el ámbito doméstico. Seguramente, habrás sentido hablar o incluso te has subido en algún elevador o montacargas, como comúnmente se suelen llamar a los ascensores de velocidad reducida. Pesé a que el nombre pueda confundir (sobretodo el de montacargas) se tratan de soluciones que tradicionalmente se han instalado en casas o bloques de pisos de pocas plantas o de propiedad familiar. Aparentemente no se diferencian en nada de un ascensor común, salvo que su velocidad es ligeramente más baja (0,15m/s). Además, son las soluciones más instaladas.

En el caso de éstos elevadores y montacargas para personas, una de las principales ventajas es su mantenimiento. Son soluciones fiables y seguras ya que, con la normativa de los últimos años, prácticamente cuentan con las mismas medidas de seguridad que los ascensores. Mientras los ascensores (los convencionales, de velocidad superior a 0,15m/s) requieren revisiones mensuales, los ascensores de velocidad reducida sólo la necesitan cada cuatrimestre.   

Por otra parte, los ascensores de velocidad reducida cuentan con múltiples ventajas ante otras soluciones en accesibilidad. La primera, es que pueden ser utilizados por personas con discapacidad, movilidad reducida o sin limitaciones, siendo una solución apta para todas las personas. En segundo lugar, estos ascensores domésticos cuentan con sistemas de tracción hidráulico, eléctrico o por bomba de vacío. En cualquier caso, son seguros y fiables, y además presentan un consumo energético bajo (sobre todo los eléctricos).

Por otra parte, los ascensores suponen una inversión considerable, pero son soluciones mucho más cómodas y rápidas que otras máquinas. Con solo apretar un botón, el usuario accede al interior de la cabina sin necesidad de desplegar partes o bajarse de la silla de ruedas. Gracias a sus dimensiones y la amplia capacidad de configuración, pueden instalarse en prácticamente en todos los ambientes: interior o exterior, anexo a la fachada, en dúplex, dimensiones reducidas,…

Si estás interesado en instalar un ascensor doméstico, no dudes en contactarnos: 900 414 000.