21/01/2016

Plataformas elevadoras para comunidades de vecinos

 

Los escalones de la entrada, las escaleras hasta el piso, los rellanos entre tramo y tramo,… Salir a la calle puede suponer una meta inalcanzable, sobre todo si tenemos algún tipo de discapacidad física o movilidad reducida. Por suerte, a día de hoy existen soluciones técnicas para salvar estas y otras barreras arquitectónicas, garantizando la accesibilidad en multitud de espacios sin necesidad de iniciar costosas obras ni tener que desembolsar grandes cantidades de dinero.

Ya se trate de un edificio antiguo como uno de obra nueva, las barreras arquitectónicas pueden existir de varias formas. Un escalón al pie de la puerta de entrada o una rampa excesivamente pronunciada pueden suponer obstáculos infranqueables para una persona en silla de ruedas, pero también para alguien que se mueve con el carrito del bebé o el de la compra. Por ello, las nuevas leyes y normativas se enfocan cada vez a ofrecer una accesibilidad universal, que tenga en cuenta los diferentes grados de movilidad.

Por ello, apostar por una solución versátil supone una garantía de seguridad y confort desde el primer día para toda la comunidad de vecinos. De esta manera, la opción más recomendable seria la instalación de un ascensor que recorriese todas las plantas del edificio desde el nivel 0. Si por cuestiones técnicas o legales no fuese posible su instalación desde el nivel de la calle, será necesario buscar soluciones alternativas que garanticen el acceso a una persona en silla de ruedas.

Una de las opciones más escogidas son las plataformas elevadoras salvaescaleras. Se trata de una solución apta para tramos de escalera rectos (de unos pocos a varios escalones) y curvos (varios tramos de escalera, con o sin rellano intermedio). Las plataformas salvaescaleras no requieren obras ni modificaciones en la escalera existente, pueden fijarse mediante postes o directamente a la pared y las guías que la soportan se pueden utilizar como pasamanos. Algunos modelos incluso están dotados con asiento para poder sentarse durante el trayecto.  

Por otro lado, las plataformas salvaescaleras ofrecen la posibilidad de plegarse cuando no está en funcionamiento, liberando un espacio que máquinas como un ascensor o un minielevador no pueden. Además, su capacidad de carga permite mover usuarios en silla de ruedas sin problemas ya que la mayoría de motores tiene como media del límite de carga 250kg.  

Si necesitas asesoramiento personalizado en plataformas salvaescaleras u otras soluciones en accesibilidad, no dudes en contactarnos: 900 414 000. Ah, y no olvides dejarnos tu comentario ;)