15/04/2016

Plataformas elevadoras para bloques de pisos

 

Uno de las barreras arquitectónicas más comunes que podemos encontrar son los escalones situados en la entrada de los bloques de pisos o las propias escaleras. En mayoría de los casos, no permiten el paso de una persona en silla de ruedas, lo que se traduce en la imposibilidad de salir de casa o entrar en ella, así como una pérdida de autonomía. Pero hoy, gracias a las ayudas técnicas, es posible salvar este tipo de barreras apostando por el diseño inclusivo y accesible.

Una de las soluciones más comunes es la instalación de elevadores verticales o plataformas elevadoras que permitan ir del nivel de la calle hasta el ascensor y viceversa. Modelos como la plataforma SPATIUM o DÉCOR pueden adaptarse a anchos de escalera muy estrechos, pero además estas plataformas presentan un ancho muy estrecho cuando están plegadas. De esta manera, ofrecen el mayor espacio libre para el paso a pie por la escalera. Además, son aptas para espacios interiores y exteriores, cuentan con sistemas de control remoto y están dotadas con sensores que detienen la plataforma en caso de detectar un obstáculo.   

Las plataformas elevadoras son una opción que, entre sus puntos fuertes, ofrecen un alto grado de adaptabilidad. No están obligados a pasar un mantenimiento, al igual que los elevadores verticales de corto recorrido, y normalmente pueden instalarse rápidamente ya que no requieren obras. Ello hace de las plataformas elevadoras una solución versátil y eficiente, instalada tanto en comunidades de vecinos como en chalets, tiendas u otras empresas.

Otra opción para garantizar la accesibilidad en la comunidad, si optamos por no hacer obras, son los elevadores de corto recorrido. Están pensados para salvar distancias verticales de hasta 3 metros y en algunos casos no requieren foso. Ejemplo de ello son el elevador VECTIO o SUBEO. Únicamente requieren de una pequeña rampa delante de la cabina, aunque pueden adaptarse a un pequeño foso para ofrecer un embarque desde el nivel del suelo. Además, son soluciones muy fiables y ofrecen capacidades de carga altas, las cuales normalmente rondan los 300kg.

Por otra parte, si lo que buscamos una solución totalmente discreta, que pase desapercibida, probablemente deberíamos optar por una plataforma elevadora invisible. Como vimos en el pasado post, las más recomendables son CELARE y FUTURA, ya que cuentan con un potente motor y su nivel de integración en el entorno es total.

En cualquier caso, a la hora de decidir instalar una plataforma elevadora para una comunidad de vecinos, deberemos tener en cuenta no solo los aspectos técnicos (medidas, capacidad,…) o el precios, sino también que se ajuste a la nueva ley sobre accesibilidad del 2017. No todas las soluciones están homologadas para cumplir con la normativa, por lo que podría suponer una inversión de riesgo que finalmente no cumpla con la ley. Por ello, nuestra recomendación es que te informes bién antes decidirte.

En Válida sin barreras te ofrecemos asesoramiento técnico gratuito sobre accesibilidad. Además, todas nuestras máquinas cumplen con la normativa existente y las previstas para el 2017. Contacta-nos y descubre las ventajas de vivir en un mundo sin barreras: 900 414 000.