09/06/2016

Montacargas para personas: ¿la mejor opción por calidad-precio?

 

En el ámbito doméstico una de las soluciones verticales más populares son los montacargas para personas. De hecho, hasta su reciente adecuación a la normativa vigente, era un producto que apenas requería mantenimiento ni supervisión técnica, siendo por ello una de las soluciones más escogidas. A día de hoy pero, los montacargas para personas ¿la mejor opción por calidad-precio?

¿Montacargas o elevadores para personas?

Con frecuencia, al hablar de montacargas para personas nos referimos a un elevador doméstico. Técnicamente y según la normativa actual, cualquier montacargas o elevador destinado al transporte de personas con una velocidad inferior a 0,15m/s recibe el nombre de ascensor, independientemente de si su uso va a ser público o privado. Si la distancia vertical que debe superar la máquina es inferior a los 3 metros, entonces hablamos de un miniascensor, también conocido como elevador de corto recorrido.

Adaptación y seguridad

A diferencia de otras soluciones, con unos requisitos técnicos más rígidos, un ascensor para el hogar o montacargas permite adaptarse a las necesidades del hogar. Por ejemplo, una de las principales ventajas la encontramos en las medidas. Al tratarse de un recorrido mucho menor que el de un bloque de pisos o un edificio público, las medidas pueden ser más contenidas sin que ello implique una menor seguridad.

Por otra parte, uno de los puntos fuertes de estas soluciones verticales es su amplio abanico de acabados. Al tratarse de un uso doméstico, los materiales destinados a la decoración interior de la cabina son mucho más diversos, pudiendo llegar a integrarse mejor en el entorno de la casa. Podemos escoger entre suelos de tarima de madera, mármol o resinas según convenga. De igual forma podemos escoger las paredes (aluminio, acero, melanina, madera,…) los techos o las puertas.

Por otra parte, un montacargas para personas puede identificarse por uno de sus opcionales de seguridad más comunes: el teléfono interior. A diferencia de un ascensor convencional, dónde solo existe un micrófono para hablar con la centralita, en un montacargas unifamiliar podemos instalar un teléfono con auricular. Además, es posible conectarlo a una línea de teléfono y realizar llamadas desde la misma línea de teléfono de la casa.

El precio

Instalar un ascensor doméstico o montacargas, en el caso que sea técnica y legalmente posible, puede suponer un coste superior a otras soluciones técnicas, como los salvaescaleras o plataformas. Aun así, existe muchas variables que impiden ofrecer un precio fijo o “desde”. De hecho, ofrecer una cifra a priori, sin avaluar técnicamente el proyecto, puede suponer un desvío de varios miles de euros respecto el presupuesto inicial.

Por este motivo, si estas interesado en un montacargas o elevador de largo o corto recorrido, en Válida sin barrera te ofrecemos asesoramiento técnico y visita sin compromiso. Busques un ascensor eléctrico o hidráulico, te ayudaremos a escoger la mejor opción según tus necesidades. Llámanos: 900 414 000