28/05/2014

Los elevadores más curiosos del mundo

 

Tenemos elevadores para todos los gustos y colores. Así que empezamos este recopilatorio de los ascensores más curiosos y originales del mundo subiéndonos al más dulce de todos.

Se trata del Gingerbread Express, un elevador que te lleva al restaurante del Hotel Sixteen, en Chicago (EE.UU). Su particularidad es que está recubierto con mil ladrillos de galleta, 222 kilos de azúcar glas, 81 de azúcar blanco y casi 47 de chocolate. Los propietarios pensaron que “vistiéndolo” así sería una buena manera de abrir el apetito a sus clientes. ¿Qué os parece la idea? Ver vídeo aquí.

Y nos vamos del más edulcorado al más futurista. El museo de Mercedes-Benz en Suttgart (Alemania) destaca por tener uno de los elevadores más particulares en cuanto a forma se refiere. Una especie de cápsula del tiempo, que realiza trayectos de sólo 30 segundos. Ver imágenes aquí.

¡Quién iba a decir que un ascensor se convertiría en el espacio perfecto para la crítica social! Un grupo de artistas holandeses aprovecharon un elevador para montar un pequeño piso y demostrar que era posible vivir allí. Instalaron una mesa, una máquina de café, alguna lámpara, zapatos, un reloj, un espejo… ¡Incluso un teléfono para pedir pizzas por la noche! La iniciativa causó una gran sorpresa entre los vecinos. ¿Os imagináis llegar de trabajar, esperar el ascensor, y cuando las puertas se abran, ver a un inquilino dentro? Aquí tenéis más información sobre el proyecto.

Miramos hacia arriba y ahora lo que vemos es una preciosa esfera en el cielo. Es el SkyView de Estocolmo (Suecia), un elevador que se desplaza por una línea curva y que hizo romper la cabeza a los ingenieros con tal de encontrar un sistema de equilibrio único. ¡Buenas vistas están aseguradas! Ver aquí.

Y finalizamos este trayecto por las soluciones verticales más originales con un elevador no apto para los que sufren de vértigo. Se trata de un baño ubicado en el piso número 15, aprovechando el hueco de un elevador que nunca fue instalado. Pertenece al PPDG Penthouse en Guadalajara (México) y sus creadores, Hernández Silva Arquitectos, aprovecharon la altura de la vivienda para dar un buen susto a más de uno antes y durante el uso del baño, porque… ¡el suelo de la habitación es de cristal! ¡Mirad siempre hacia arriba chic@s! WC de vértigo aquí.