12/09/2016

La seguridad en los vehículos adaptados

 

La seguridad en los vehículos adaptados supone uno de los mayores retos. Cada intervención requiere un alto conocimiento y experiencia ya que implica alterar drásticamente muchas de las funciones de serie del vehículo. Por ello, en este post queremos hacer referencia a los principales puntos que debemos tener en cuenta (y revisar) a la hora de mejorar la accesibilidad de nuestro coche.

Una de las preguntas previas que deberemos realizarnos es qué tipo de adaptación necesitamos. Según sea para el acceso, la conducción y el transporte, deberemos escoger entre el abanico de opciones que son técnicamente viables. Entre estas, será preciso filtrar aquellas que nos aporten mayor comodidad y autonomía al usuario. En este punto, y si se ajusta a nuestro presupuesto, es dónde será preciso decidir cuándo y dónde empezar el proyecto.

Como ya hemos comentado en anteriores artículos, escoger un taller para adaptar nuestro coche no siempre es fácil. Además de la experiencia, es necesario saber ejecutar los diversos trabajos sin alterar más de lo necesario el propio funcionamiento del coche. Si pasamos esto por alto, es posible que nos encontremos a los pocos días con varias sorpresas: luces piloto que no funcionan, cruces de cables,…

Otro factor a tener en cuenta es la empatía del taller. Aunque parezca que no tiene nada que ver con la seguridad del vehículo, está directamente relacionado. Escoger la mejor opción para el usuario no siempre es optar por la opción más cara o más espectacular. Para ello, es preciso saber asesorar y encontrar una solución adaptada a cada usuario y a su día a día.

Si pasamos a un plano más técnico, encontramos los sistemas de seguridad que se derivan de la propia adaptación del vehículo. Para su correcta homologación, cualquier intervención debe seguir una serie de pautas concretas. Entre estas está cumplimentar con nuevas medidas de seguridad aquellas que han sido suprimidas durante la adecuación. Por ejemplo, si instalamos una rampa con rebaje de piso, será necesario recortar parte del chasis del vehículo y aportar nuevos sistemas de anclaje. Por ello, los técnicos encargados de realizar el proyecto deberán tener conocimientos sobre el tipo de chasis, conexiones y puntos de fijación del modelo de coche a adaptar.

Las normativas existentes en cada país regulan los diferentes tipos de adaptación y cómo deben realizarse. Aun así, existen mecanismos complementarios que nos pueden ofrecer mayor comodidad y calidad. Un ejemplo de ello son los tipos de anclaje para sillas de ruedas. Un cinturón de seguridad convencional no es válido, por ello es preciso dotar de mecanismos nuevos. En estos casos, se montan diferentes sistemas de anclaje que permiten fijar la silla al coche y un cinturón de seguridad especial para el usuario. Si estos elementos son extensibles, ligeros y además son de calidad, estaremos aportando un plus en la seguridad y confort del usuario. Y no solamente ante un accidente, sino en su día a día.

En resumen, para garantizar la seguridad de nuestro vehículo deberemos informarnos, asesorarnos técnicamente y optar por las opciones que mejor se adapten al tipo de usuario. En Válida Car disponemos de taller propio especializado en la adaptación de vehículos para personas con discapacidad física o movilidad reducida. Llámanos y te ayudaremos a escoger la mejor opción para adaptar tu coche: 900 414 000.