18/06/2013

La primera mujer en viajar al espacio exterior

 

Estos días conmemoramos el 50 aniversario de una efeméride que superó barreras, el 16 de junio de 1963, Valentina Tereshkova fue la primera mujer que viajó al espacio.  “¡Hey cielo, quítate el sombrero!” fueron las desafiantes palabras de Valentina justo antes que su nave despegase, con ellas pedía al universo respeto para la primera mujer que se atrevía a viajar por el espacio.

Valentina estudió ingeniería, y fue seleccionada en 1962 para formar parte del grupo femenino de cosmonautas, junto a otras 4 mujeres. En 1963, tenía 27 años cuando viajó en la tercera nave tripulada de la URSS, después de la perrita Laika y el astronauta Yuri Gagarin.

Dio 38 vueltas a la tierra en aproximadamente 3 días a bordo de la nave espacial Vostok-6. La hazaña no fue fácil, hubo momentos de extremo cansancio y de dificultades para orientar la nave, pero Tereshkova no dudó en ningún momento en continuar su misión espacial, gracias a ella consiguió información y fotografías para los científicos rusos.

Valentina fue también la única mujer en la historia que viajó al espacio sin ser acompañada por otros cosmonautas. El sueño de enviar una expedición femenina rusa al espacio se truncó debido a una serie de catástrofes y fracasos, como la muerte del astronauta soviético Vladímir Komarov al regresar a la Tierra a bordo del “Soyuz -1”, y el grupo fue disuelto.

Esos problemas retrasaron también el vuelo al espacio de la astronauta soviética Svetlana Savítskaya, que consiguió hacerlo en 1982. En 1994, Elena Kondakova fue la tercera y última mujer rusa que fue enviada a una misión orbital.

Por su parte, Estados Unidos envió su primera mujer al espacio en 1982, y desde entonces envía con frecuencia a mujeres a la Estación Espacial Internacional.

No obstante, en este medio siglo sólo un 10% de los astronautas que han participado en misiones espaciales han sido mujeres. ¿Todavía quedan barreras por superar?

A Valentina sí, a sus 76 años su sueño es viajar a Marte, su planeta preferido. ¡El universo para ella no tiene límites!