29/04/2014

Kilómetros de vida

 

Silvia es una de las componentes de "Llar Activa", el equipo patrocinado por Válida sin barreras en esta edición de la Intermon Oxfam Trailwalker 2014. Silvia comparte con todos nosotros el testimonio que representa vivir este gran desafío deportivo y solidario. Complicidad, esfuerzo, pasión.... 100km llenos de vida. Llar Activa llegó a la meta en el puesto 39 de 365 equipos inscritos. ¡Felicidades campeones! Aquí tenéis su "minuto a minuto" de la experiencia. Girona, 25-26 de abril.

"El viernes, después de recibir la despedida y los ánimos de los residentes y compañeros de la fundación, los 6 componentes del equipo salimos dirección a Olot.

Al atardecer recogimos emocionados los petos, las pulseras, las camisetas y nos hicimos las primeras fotos. Cenamos un buen plato de pasta para cargar de  glicógeno los músculos y nos fuimos a dormir temprano.

Nos levantamos con las pilas bien cargadas, con el gusanito en la barriga y muchas ganas de que sea el momento de la salida. Hace un día espléndido, se anuncia lluvia pero ahora no le prestamos atención.

La hora antes de la salida al recinto donde se concentran los equipos es una fiesta. Todo el mundo se hace fotos, te saludas con los equipos que conoces, nervios, abrazos, deseos de buena suerte… Mucha energía contenida. Se reparten los premios, la Trailwalker no es competitiva pero se reconoce el mérito de quien ha conseguido inscribir a más equipos, del equipo que ha recaptado más fondos, del equipo que ha hecho un esfuerzo más simbólico.

La Trailwalker, en su edición de Girona 2014, ha conseguido 776.782€ para destinar a los proyectos de lucha contra la pobreza.

A las 10:10h, 340 equipos tomamos la salida. Explosión de emoción, gritos de alegría, todas las caras tienen una sonrisa dibujada. La gente que te anima por todas partes. Nos esperan 100km de Vía Verde que va desde Olot hasta Sant Feliu de Guíxols.

Manu, Raul, Joan Carles y yo, Sílvia, empiezan a correr los primeros 17km. Estamos muy frescos, tenemos que regular el ritmo y no ir más rápido de 6’ por quilómetro si no, lo pagaremos. Debemos correr con las piernas pero también con la cabeza.

A los 5km  de la salida, David y Sara, nuestro súper equipo de soporte ya nos dan una sorpresa y nos hacen unas fotos muy chulas; no las esperábamos hasta el primer control!

A Sant Feliu de Pallerols, el primer control y avituallamiento. Paramos 10’ para hidratarnos y comer unas deliciosas fresas, plátanos, galletas, chocolate… Y adelante 13km más hasta el próximo control.

Vamos charlando, riendo, disfrutando del paisaje que está precioso, los campos verdes y con los Pirineos nevados detrás nuestro que nos proporcionan un escenario idílico.

Llegamos a Amer y nos encontramos de nuevo a Sara y David, que con la ayuda de Amadora y Montse, nos han preparado otra vez una mesa de avituallamiento impresionante. No sabemos qué comer porque todo tiene un aspecto delicioso, pero sabemos que tenemos que comer con estrategia para conseguir energía dosificada sin tener problemas digestivos.

Montse y Amadora des de ahora y hasta el final, se suman al equipo de soporte. Ahora tenemos un equipazo de soporte de 4 personas que nos animan, nos cuidan y nos miman… Sabemos que son vitales para nosotros y que llegar al final es cosa de todos.

Ya llevamos 31km, empezamos a sentir las piernas cansadas y mientras nos comemos un trozo de tortilla, Montse nos hace los primeros masajes para descargar la musculatura de las piernas. Continuamos hasta Anglès manteniendo el ritmo. Hay tiempo para todo, hablar, explicar chistes, hacer fotos a los componentes de los otros equipos…

A Anglès nos espera un buen plato de pasta y otras delicias. Nos llenan el Camelbak y Montse, con sus buenas manos, me hace una descarga de piernas que me deja como nueva!

Con las energías renovadas continuamos y pasamos la barrera de los 50km. Queda mucha carrera, pero estamos contentos y nos hacemos una foto chulísima, que Manu, sin dejar de correr, cuelga y comenta al momento en el Facebook del equipo. Manu se ha currado un Facebook donde los compañeros, amigos, familiares y demás, nos van siguiendo durante la preparación y durante la prueba.

La Trailwalker es una prueba muy bien organizada que no olvida ningún detalle con tal que los participantes disfruten y consigan sus objetivos. Muchos voluntarios suman esfuerzos e ilusión para hacer realidad la prueba.

A los 56km llegamos a Girona y entramos en Boxes. Todos pasamos por el servicio de fisioterapeutas que ha preparado la organización, y yo también visito a los podólogos que me curen unas ampollitas y me dan buenos consejos. Y en Girona, oooh qué sorpresa, tenemos visita: Julia, Anabel, Jordi (que corrió la Trailwalker el año pasado), Tiku y Eli (mi hermana)!!!

Estas visitas nos dan alas y mucha alegría.

Eli, que es una gran corredora de fondo, nos acompaña durante 15km hasta Cassà de la Selva, y nos distrae explicándonos sus nuevos retos. Ahora ya combinamos el caminar con el correr.

En Cassà de la Selva empieza a caer la noche, cenamos y nos abrigamos. Al fondo unas nubes amenazadoras… Con las pilas renovadas y los ánimos de los compañeros, iniciamos la siguiente etapa después de 70km en las piernas.

Ahora ya prácticamente sólo caminamos, a excepción de Raül y Manu, que todavía se ven con fuerzas de correr en algunos tramos.

Dentro de la noche, caminando, percibimos el olor de hierba fresca, momentos por compartir, momentos de complicidad… Casi sin darnos cuenta hemos recorrido los 10km que hay hasta Llagostera. En el pabellón nos esperan nuestros compañeros, paramos unos minutos, no demasiados porque si se nos enfría el cuerpo después nos costará mucha la puesta en marcha.

Salimos del pabellón y empieza a llovisquear. A partir del km 85 la lluvia se anima y sopla un fuerte viento, pero sabemos que la etapa es corta. En Santa Cristina nos tenemos que proteger de la lluvia en la furgoneta, tomamos unas bebidas calientes y comemos un poco. Nos abrigamos y salimos contentos porque solo nos quedan 9km para llegar al final, ésto ya difícilmente se nos escapa!

Llueve fuerte, pero a las 2:10h ya estamos en Sant Feliu, cogidos de las manos, cruzamos la línea de llegada. Abrazos y alguna que otra lagrimita de emoción. La alegría que sentimos no tiene precio. Subimos al pódium con los otros compañeros de soporte y nos hacemos las fotos que miraremos y miraremos durante mucho tiempo para recordar los momentos vividos.

Nos dicen que hemos llegado en la posición 39!!!! Ohhhh qué pasada!!!! Y hemos hecho 3 horas menos que el año pasado!!!! Nos hemos superado!!! Nuestra ilusión ha sido más fuerte que nuestros miedos y nuestro cansancio.

Volvemos a casa, con el cuerpo destrozado y el espíritu lleno. Muy agradecidos de haber podido vivir esta experiencia única. Muy agradecidos con todas las personas que lo han hecho posible!"