14/07/2015

Elevadores de corto recorrido: ADAPTO vs CELARE

 

Una de las mayores preocupaciones a la hora de escoger una solución en accesibilidad es el grado de intrusión, es decir, si el producto destacará sobre el entorno. En los últimos años, la estética y la seguridad han sido puntos clave para el cliente y, por tanto, para los fabricantes. Pero conseguir soluciones capaces de mimetizarse con el entorno sin perder versatilidad no es nada fácil. De hecho, podría decirse que a día de hoy todavía es una utopía si no fuese por dos elevadores de corto recorrido que han conseguido lo que parecía imposible.

Por un lado, tenemos a ADAPTO, un elevador que pasaría desapercibido incluso para los más observadores. Se trata de un elevador de corto recorrido con forma de escalera. A simple vista, veríamos un tramo recto de escaleras, con peldaños de madera y una barandilla metálica. Pero si activamos el mecanismo de ADAPTO, nos encontramos ante un potente elevador capaz de levantar 250 kg. Al encenderlo, los peldaños se alinean para transformarse en una rampa totalmente horizontal, capaz de transportar dos personas o un usuario en silla de ruedas. Si la máquina permanece desactivada, podemos escoger entre dejarlo como plataforma o como escalera. Puedes verlo en acción en este video de nuestro canal en Youtube.

Otras de las ventajas de ADAPTO es que no necesita obras. Ya que su estructura se asienta directamente sobre el suelo, no requiere mayores modificaciones que eliminar los posibles obstáculos o escalones existentes. Se alimenta de corriente eléctrica convencional (230V) y existen versiones para interior e intemperie.

Por otro lado, esta CELARE. Este elevador de corto recorrido presenta un funcionamiento totalmente diferente a los demás: se oculta totalmente hasta llegar a ras del suelo. Es casi imperceptible a la vista y además puede personalizarse la parte superior según desee el cliente. Por ejemplo, con moqueta o parqué.

Si activamos  el elevador CELARE, la plataforma sube acompañada de los laterales que impiden la caída de la silla de ruedas. Cabe decir, que al tratarse de un elevador de corto recorrido que se oculta bajo el suelo, requiere obras. En este caso, es preciso disponer de un foso de 360-620mm de profundidad, según sea el modelo.

Por otra parte, CELARE ofrece ventajas notables: un potente motor capaz de transportar hasta 400 kg, apta para interiores o intemperie y funciona con corriente eléctrica convencional. Además, la integración de este elevador en el entorno es prácticamente total. Por ello, CELARE supone una de las mejores opciones para los que busquen una solución en accesibilidad discreta y duradera, así como tiendas, hoteles y locales de uso público que requieran un uso diario o puntual de la plataforma.

Puedes ver vídeo del elevador de corto recorrido CELARE haciendo click aquí.

Y recuerda, si tienes alguna duda o necesitas más información sobre estos productos u otras soluciones en accesibilidad, solo tienes que llamarnos al teléfono gratuito 900 414 000