08/10/2010

El sueño del hombre biónico

 

De la fantasía a la realidad, de la ciencia ficción de Terminator, Robocop o la mujer biónica a soluciones que ya están dando resultados en muchos usuarios y que avanzan de una manera imparable para mejorar la calidad de vida de mucha gente.

La ficción literaria creó la figura del ciborg, del inglés cyber (cibernético) y organism (organismo), para así nombrar a personas compuestas de elementos orgánicos y dispositivos mecánicos, es la integración hombre-máquina. La ciencia biomecánica no está lejos de alcanzar el sueño del hombre biónico, que permitiría superar patologías y lesiones tanto congénitas como adquiridas durante la vida.

Hay dispositivos que se usan hace tiempo con fantásticos resultados y que son fruto de la ingeniería biónica. El marcapasos es el más conocido.

También existen los implantes cocleares que permiten devolver la capacidad auditiva en determinado tipo de sorderas. Véase Federación de Asociaciones de Implantados Cocleares de España: http://www.implantecoclear.org/

A principios de este año se presentó en Australia el primer ojo biónico. El invento está diseñado para pacientes que sufren retinitis pigmentosa, una enfermedad degenerativa y hereditaria que quita progresivamente la vista.

En julio una compañía neozelandesa presentó unas piernas biónicas que permiten caminar a personas que sufren paraplejia y se desplazan en sillas de ruedas.

Recientemente se ha presentado un exoesqueleto robótico que como muchos de los grandes avances de la ciencia proviene de la tecnología militar. Este exoesqueleto se planteó como una ayuda para que los soldados pudieran caminar distancias muy largas.

Ahora tendrá una aplicación mucho más acertada y se ha convertido en un gran avance que puede mejorar en gran medida la vida de personas que no pueden caminar.

Esperamos que en un futuro próximo estas tecnologías se abaraten y estén disponibles para todos.

Categoría: discapacidad