03/04/2017

Ascensores y montacargas para locales públicos

 

¿Tienes un local con varios niveles? ¿Buscas una solución que te permita conectar las diferentes plantas de una manera fácil y segura? Entonces atento al post de hoy. Abordamos dos soluciones que te vendrán como anillo al dedo: los ascensores y montacargas para locales públicos.

Versatilidad y espacio: las ventajas de las soluciones verticales

En un local público cada centímetro cuenta. Tiendas, oficinas, restaurantes,… a la hora de buscar una solución vertical es preciso que esta se ajuste al máximo. Además, es recomendable que pueda instalarse con rapidez y que el espacio útil de la máquina (aquel destinado al usuario) pueda ser lo más grande posible. Ante este panorama, los ascensores y montacargas son dos de las opciones más recomendadas, si bien debemos tener en cuenta varios factores:

- Uso al que se destinará la máquina: los ascensores y elevadores están concebidos para el transporte de personas. Según la normativa vigente, estas soluciones verticales deben contar con una serie de mecanismo de seguridad –entre otras cosas– que los diferencian claramente de los montacargas. Estos últimos, por su parte, están concebidos para el transporte de mercancías exclusivamente. En un post anterior vimos las principales diferencias, donde desarrollamos más exhaustivamente estas divergencias.  

- Espacio disponible. Dependiendo del uso que queramos dar a la solución vertical, podremos optimizar el espacio de una u otra manera. Por ejemplo, si buscamos una alta capacidad de carga para el transporte de mercancías y disponemos de espacio suficiente, una opción a tener en cuenta son los montacargas. En caso contrario, si tenemos muy poco espacio y su uso será destinado principalmente a personas, el modelo ELEVO es una opción más recomendable.

- Velocidad. La mayoría de soluciones verticales funcionan con sistema de tracción eléctrica o hidráulica. Cada uno presenta sus propias características, entre ellas la velocidad. Los ascensores hidráulicos, al ser impulsados a través de un pistón por aceite a presión, están condicionados mecánicamente a una velocidad de 0,63m/s cómo máximo. Ello les permite una mayor capacidad de carga que los eléctricos convencionales, si bien no son recomendables para recorridos superiores a los 15 metros. A partir de esta distancia, es aconsejable saltar una uno eléctrico ya que son más rápidos.

- Eficiencia. Es uno de los factores a tener en cuenta si nos preocupa el consumo energético. En el caso de los eléctricos, necesitaremos una toma de corriente convencional (monofásica). Supone un plus de eficiencia, sobretodo en el caso del ascensor ELEVO, cuyo consumo es mínimo, equivalente al de un electrodoméstico convencional.

Por otra parte, las soluciones verticales basadas en el sistema de tracción hidráulico precisan mayor potencia. Ello obliga a contratar corriente trifásica, si bien su consumo se limita a trayectos ascendentes. En descenso, el ascensor hidráulico abre parcialmente las válvulas de presión y la cabina desciende de una manera controlada por efecto de la gravedad.

En Válida Lift, división especializada en ascensores, elevadores y montacargas, encontrarás un amplio abanico de soluciones verticales. Ponemos a tu disposición un equipo formado por más de 60 ingenieros, técnicos y especialistas preparados para asesorarte y ofrecer soluciones adaptadas a tus necesidades. Llámanos e infórmate: 900 414 000.