19/03/2013

Arte IN-Capacitado

 

David Escalona sufrió un accidente que le causó graves heridas en una mano. Tenía 4 años. En ese momento no se dio cuenta de lo que en un principio era una “discapacidad”  le ayudaría a desarrollar más adelante una gran capacidad… para el arte; le abrió nuevas puertas hacia procesos creativos alternativos que de otro modo nunca hubiera conocido.

Escalona ha sido recientemente seleccionado por el Comité de Honor de la IV Bienal de Arte Contemporáneo de Fundación ONCE, y ha expuesto su proyecto llamado “Polvo de Avispas, en el estand de la misma fundación en ARCO 2013.

Queremos compartir la interesante entrevista que le hicieron en Servimedia.

David Escalona nació el 1981 en Málaga, ciudad donde posteriormente realizó estudios en la Licenciatura de Medicina y en la de Bellas Artes.

Cuenta con numerosas exposiciones individuales y colectivas en diferentes salas o centros de arte, de Madrid y Málaga. También ha recibido numerosos premios y becas, como la Beca de la Fundación Antonio Gala para jóvenes creadores 2005-06, la Ayuda a la Producción INICIARTE 2008, el Premio Certamen Andaluz de Artes Plásticas 2007; o el Premio 10º Certamen Internacional de Artes Plásticas (CEC). Colabora en diferentes proyectos y su obra forma parte de numerosas colecciones e instituciones. Actualmente trabaja y reside en Málaga.

¿Cómo y cuándo decidió dedicarse al arte? Decidí dedicarme al mundo profesional del arte cuando estudiaba tercer curso de la Licenciatura de Medicina y fue toda una aventura, un riesgo que debía asumir. Era joven y ese gran salto daba miedo, ya que la Medicina me interesaba también muchísimo. Pero no me arrepiento de nada, porque mis estudios en Medicina fueron parte de mi formación, algo que se transluce en mi obra, así como la influencia de la anatomía, la biología, el tema del dolor, la enfermedad o la incapacidad. A veces es mucho más interesante salirse de los itinerarios establecidos o normalizados, pues puede conferirte una nueva perspectivas de 'la realidad', algo tan complejo de definir. Sin embargo, he de decir que eso de 'ser artista' es más bien una actitud que he tenido siempre, pues es una forma de ser y estar en y con el mundo.

¿Cómo influye la discapacidad en su obra? Lo que puede ser una barrera también es una puerta abierta hacia otras posibilidades, hacia regiones insospechadas, algo importante en el proceso creativo. La discapacidad se convierte en una peculiaridad que te obliga a hacer de un modo diferente al del resto de personas 'capacitadas', a romper con hábitos acostumbrados. Yo prefiero hablar de 'in-capacidad', aunque estos conceptos tengan bastante lastre en la historia y urja redefinirlo. Creo que lo que parecía un accidente fue un acontecimiento del que aprendo día a día. Ahora me interesa muchísimo el tema de la representación de esa discapacidad en el arte y la discapacidad de representación en el arte. ¿Es su obra en parte autobiográfica? Parto de recuerdos que se entremezclan con mi presente y mis deseos. O más bien diría que existe una constante relectura de ciertas vivencias infantiles, como si fuera un pasado que nunca llega a pasar y que nos acompaña siempre. Reactualizamos constantemente la memoria, que no es algo cerrado al presente. En la obra existen elementos de corte autobiográfico, como el arco de mi antiguo violoncello, o la banqueta de piano de mi hermano Álvaro. Se trata de objetos con una gran carga sentimental y con ellos elaboro metáforas visuales que ayudan a quienes contemplan, según sus propias necesidades.

¿Cuál es su concepto del arte?

Es difícil definir un concepto de arte en la actualidad. El arte es algo 'in-definido' y bastante confuso. ¿Qué es arte o qué deja de ser arte? El arte es ficción, sin duda, una reinvención, tal y como escribía Shinner. Más bien sería interesante preguntar el 'para qué', aunque yo diría que el arte es importante para el hombre, algo que le ayuda a sobrevivir en medio de esta realidad que nos sobrepasa.