27/08/2015

Adaptación de vehículos para taxistas

 

La crisis ha provocado la aparición de nuevos taxistas que, a tiempo parcial o completo, se dedican a esta actividad. Además, el sector del taxi cuenta con una amenaza mucho peor: el intrusismo “pirata” de particulares que trabajan como taxista sin licencia. Por ello, hoy más que nunca, hoy la necesidad obliga a diferenciarse de la posible competencia.

Una manera de diferenciarse y ganar un plus en profesionalidad es apostar por las soluciones en accesibilidad. Contar con un taxi adaptado para personas con movilidad reducida o apto para la entrada de silla de ruedas supone una inversión que permite ampliar y diversificar la clientela. Por ello, la adaptación de un vehículo como taxi o transporte público de personas supone una inversión recuperable a corto-medio plazo.

Existe una amplia variedad de transformaciones para la adaptación de vehículos. Dependiendo de las dimensiones del vehículo y tipología (furgoneta, monovolumen, familiar o berlina), el catálogo de adaptaciones varía. En cualquier caso, el objetivo es garantizar la mayor comodidad al pasajero, así como su fácil acceso y seguridad.

Por ello, un planteamiento previo que deberemos hacer es si el vehículo que se pretendemos adaptar permite la entrada de una persona sentada en una silla de ruedas o esta deberá realizar una transferencia hasta el asiento interior.  En el caso de las furgonetas y monovolúmenes de grandes dimensiones, es muy probable que sí. Por otra parte, los coches con carrocerías tipo berlina o familiar deberán apostar per sistemas que permitan el paso de la silla al interior del vehículo de una manera cómoda y segura.

En el caso de las furgonetas y monovolúmenes grandes, existen dos de las adaptaciones más comunes y versátiles son la instalación de una rampa con rebaje de piso o la colocación de un escalón. En el caso de la rampas, existen varios tipos, cada una con diversos opcionales. Por calidad precio, la adaptación de vehículos para taxistas más utilizada es la de una rampa manual. En este caso, el taxista abre el portón trasero del vehículo y extiende la rampa de manera manual, permitiendo el acceso del pasajero en silla de ruedas al interior sin necesidad de bajarse de esta. Posteriormente, se recoge la rampa y se cierra el portón para iniciar la marcha.

En el caso de las rampas manuales, es necesaria la modificación del chasis del vehículo. En este caso, para salvar la altura del suelo hasta el piso del vehículo se debe realizar un rebaje. Esta modificación, como la mayoría, requiere de un técnico experto y un certificado de homologación, pues de trata de una modificación compleja que, entre otras cosa, implica recortar parte importante del chasis del vehículo. Si se realiza correctamente, la rampa plegada llega a pasar totalmente desapercibida al integrarse en el maletero.

Otro tipo de rampas son las eléctricas. Estas tienen un sistema similar al de una trampilla elevadora: una plataforma conectada a un brazo mecánico articulado permite el transporte del usuario y la silla de ruedas del exterior al interior. Cabe decir que esta solución solo es apta para vehículos grandes, tipo furgonetas, ya que requieren una estructura firme donde apoyarse.

Finalmente, otra solución en accesibilidad aplicada al transporte son los escalones. En estos casos, se trata de una pequeña plataforma plegable fijada al chasis del vehículo, justo debajo de la puerta lateral. Estos están indicados para las personas de avanzada edad o con movilidad reducida, facilitando la trasferencia del usuario de la silla de ruedas al interior/exterior del vehículo.

Sea cual sea la adaptación que escojas, déjala en manos de profesionales. Cualquier modificación implica un alto grado de experiencia y, sobretodo, empatía. Por ello, en Válida sin barreras no solo encontrarás un equipo especializado, sino también profesionales con una larga experiencia en el sector de las soluciones en accesibilidad para personas con movilidad reducida.

Si estas interesado en la adaptación de vehículos para taxistas, transporte público o privado; te asesoraremos gratuitamente. Solo tienes que llamarnos al 900 414 000. Y no olvides comentarnos ;)