09/02/2016

Accesibilidad en la conducción: volantes adaptados

 

Actualmente existe un amplio abanico de soluciones pensadas para la accesibilidad en el transporte, tanto público como privado. Pero ¿por qué no probar a conducir el vehículo? Dependiendo del grado de movilidad, diferentes soluciones técnicas permiten a las personas con movilidad reducida o discapacidad poder pasar de ser pasajero a conductor. Por ello, hoy dedicamos este post a una de las adaptaciones que permiten la accesibilidad en la conducción: los volantes adaptados.

Como premisa, debemos saber que, dependiendo del grado de movilidad de cada usuario, podremos determinar qué tipo de solución necesitamos. Y es que a día de hoy, no existe ningún tipo de “solución universal”, apta para todas las personas, sino adaptaciones personalizadas. Ello implica que la empresa encargada de realizar la adaptación del vehículo tenga no solo una larga experiencia en el sector, sino también un grado de empatía a la hora de recomendar la solución idónea para cada persona.  

En el caso de los volantes adaptado, destacan tres tipos de soluciones: los aceleradores de aro, el acelerador de volante y el acelerador de puño “tipo moto”. Veamos en que consisten, uno a uno:

1 – Aceleradores de aro:

Como indica el nombre, se trata de un aro con un diámetro ligeramente inferior al del volante, conectado a este por la parte superior o inferior, dependiendo de las preferencias del conductor. Es una adaptación muy cómoda para el conductor ya que le permite mover el coche sin grandes esfuerzos, de una manera totalmente controlada y progresiva.

Por otra parte, los aceleradores de aro son unas de las adaptaciones más comunes dentro de las soluciones para la conducción. Pueden instalar-se en prácticamente todos los coches y furgonetas, lo que permite una instalación sencilla y segura.

2- Aceleradores de volante:

Similar al anterior, los aceleradores de volante utilizan una palanca situada justo al lado del volante para controlar a velocidad del vehículo. Pesé a que pueda parecer que su uso es complicado, este tipo de soluciones son muy ergonómicas, lo que permite una conducción suave y controlada.

3- Aceleradores de puño “tipo moto”:

Finalmente, este tipo de aceleradores destacan por su doble uso como acelerador y freno. A diferencia de los dos anteriores, que requieren un pedal o palanca de freno, este acelerador integra las dos opciones. Requiere cierta técnica para ser usado, pero su funcionamiento es sencillo: girar para acelerar (de aquí el nombre “tipo moto”) y estirar para frenar. Además, esta solución puede ser instalada en el lado izquierdo o derecho del volante, lo que permite adaptarse mejor a las necesidades de cada usuario.

Si estás interesado en la instalación de una solución para la conducción o el transporte para tu vehículo, no dudes en contactarnos: 900 414 000.

Y no olvides dejar tu comentario :)