08/04/2015

5 cosas que debes saber antes de comprar un salvaescaleras

 

Comprar un salva escaleras no fácil. Existen una amplia variedad de opciones, marcas y precios pensados para multitud de casos. Además, existe todo un laberinto de palabras técnicas que quizás desconozcas y que tendrás que dominar. Con este post, queremos ayudarte a escoger la opción que mejor se adapte a lo que necesitas:

1- ¿Salvaescaleras, silla salva escaleras o subeescaleras? Si buscas por Google te toparás con estas palabras. Las dos primeras hacen referencia a un mismo tipo de producto, una silla conectada a un eje fijo que permite subir o bajar las escaleras según la voluntad del usuario.

Por otra parte, están los subeescaleras, que son algo muy diferente. Se trata de un sistema móvil que, acoplado a una silla de ruedas, permite al usuario subir o bajar las escaleras con la ayuda de otra persona que conduce el aparato. Aunque suelen ser más económicos que una silla salva escaleras, los subeescaleras plantean dos condicionantes: requieren de una persona que domine hábilmente la conducción -sino existe el riesgo de vuelco o caída- y la necesidad de una persona que ayude al usuario, restando así su autonomía.

2- ¿Cuántos escalones habrá que superar? A mayor número de escalones, precio más elevado. Ello también influirá en el tipo de modelo ya que no todos cubren las mismas distancias.

3- ¿Cuántos tramos tiene tu escalera? No es lo mismo un salvaescaleras para tramos rectos que uno que tenga que afrontar giros o rellanos. Junto con el número de escalones, la forma de la escalera determina un tipo modelo u otro. En el caso de los subeescaleras, la mayoría pueden adaptarse sin problemas, aunque requiere mayor pericia del conductor.

4- ¿Estás dispuesto a hacer obras? Ya sea para un edificio público o privado, debes saber que no todos los salvaescaleras requieren obras. Estos se fijan directamente a los escalones, ofreciendo la misma resistencia y durabilidad que los encastados en obra.

Por otra parte, como hemos dicho, los subeescaleras suponen una opción móvil y versátil, llegando a caber en el maletero del coche.

Escojas una opción u otra, evitar obras supone un ahorro considerable y una instalación más rápida.

5- ¿Diseño o funcionalidad? Finalmente, faltará ver si las opciones “nos gustan”. Hace unos años, los modelos más atractivos eran también los más caros, pero actualmente podemos encontrar soluciones que integran ambos a un precio competitivo. Además, existe la opción de personalizar la silla salvaescaleras, pudiendo escoger el color de la tapicería, de los ejes o incluso de la carcasa sin desembolsar grandes sumas de dinero.

Aun así, es aconsejable priorizar factores como la comodidad, la seguridad y el movimiento silencioso en la elección final.

Con estas 5 cuestiones esperamos haberte ayudado, si más no, a saber por dónde empezar a buscar para comprar un salvaescaleras. Recuerda que podemos ayudarte en tu elección, ofrecerte precios y ayudarte a escoger la mejor opción. Solo tienes que llamarnos al 900 414 000.